PRESENTACIÓN

 

Regalé a alguien mi edición de AKAL de la primera mitad de los años setenta. Hay una edición separada de Editorial Progreso, Moscú, 1981, 238 páginas. En Obras escogidas Tomo I, páginas 115-270. En Obras completas sexto Tomo. Editorial Progreso. Moscú.1981. páginas 1-203. (Escrito en ruso entre el otoño de 1901 y febrero de 1902. Publicado por primera vez en marzo de 1902 como folleto aparte en Stuttgart).

Se trata de otra obra indiscutiblemente GENIAL.

Mucha gente creemos que hubo una Revolución de Octubre en 1917 porque quince años antes se escribió este programa y guía de acción y porque las pocas decenas de miles de obreros bolcheviques que la hicieron en Petrogrado se fueron formando y entrenando durante lustros en una práctica guiada por el ¿Qué hacer?.

Por supuesto es una obra de combate. Pensada por tanto para una tarea concreta en una época concreta (primer decenio del siglo XX) para un área concreta (el Imperio zarista). O sea para una coyuntura concreta de la lucha de clases. Nada puede ser más imbécil que tomar esa obra como un RECETARIO universal para ser aplicado en no importa qué época en no importa qué país en no importa qué coyuntura. Imbécil cosa que desdichadamente se ha realizado muchas, demasiadas veces, por cretinos que cometen la blasfemia laica de tomar el marxismo por una religión y ésta y otras obras de Lenin y de otros marxistas como los patéticos alienados por el Islam o por el Cristianismo toman el Corán o la Biblia.

Pero el ser una obra de combate para una coyuntura concreta NO IMPIDE que sucedan dos cosas:

que sea una obra con una riquísima aportación teórica nueva o renovadora;

que muchísimas de sus RECETAS valgan también para otras coyunturas y otras épocas o sirvan de punto de partida para reelaborar RECETAS nuevas para esas coyunturas y épocas (por ejemplo para la Euskal Herria Sur de hoy).

Interesado como estás en los problemas de comunicación agitación y propaganda, tienes una increíblemente mina de diamantes en esas páginas. Hace catorce años yo di en Bilbo una serie de cursillos y seminarios en los que analicé ampliamente esta obra. Si encuentro el folio y medio de citas de temas y páginas (dos por renglón) te lo adjuntaré (hace catorce años no tenía yo ordenador y hace unos meses le dejé a algún desaprensivo la carpeta). En cualquier caso seguro que tú sólo irás encontrando en la lectura centenares de sugerencias útiles para la acción de hoy mismo (recuerda que lo que hay que hacer no es adoptarlas sino adaptarlas). Más sencillamente dicho: salvo excepcionalísimas personas geniales, nadie puede ser un buen propagandista, un buen publicitario, un buen agitador, un buen dirigente de acción colectiva (va de suyo que un buen revolucionario) sin haber leído y estudiado esta obra.

Por  Justo de la Cueva

(Miembro de la Red Vasca Roja)

  

"...La lucha interior da al partido fuerza y vitalidad; la prueba más grande de la debilidad de un partido es el amorfismo y la ausencia de fronteras netamente delimitadas; el partido se fortalece depurándose..."

(Extracto de una carta de Lassalle

a Marx, 24 de junio de 1852)

 

Prólogo

Según el plan inicial del autor, el presente folleto debía consagrarse a desarrollar minuciosamente las ideas expuestas en el artículo ¿Por dónde empezar?[1] (Iskra[2], núm. 4, mayo de 1901)*. En primer lugar, debemos disculparnos ante el lector por haber cumplido con retraso la promesa que hicimos en dicho artículo (y que repetimos en respuesta a numerosos requerimientos y cartas particulares). Una de las causas de dicha tardanza ha sido la tentativa, hecha en junio del año pasado (1901), de unificar todas las organizaciones socialdemócratas rusas en el extranjero[3]. Era natural que esperase los resultados de esta tentativa que, de haber tenido éxito, tal vez se hubiese requerido exponer las concepciones de Iskra en materia de organización desde un punto de vista algo distinto; en todo caso, este éxito prometía acabar muy pronto con la existencia de dos corrientes la socialdemocracia rusa. El lector sabe que el intento fracasó y que, como procuramos demostrar a continuación, no podía terminar de otro modo después del nuevo viraje de Rabócheie Dielo[4], en su número 10, hacia el "economismo". Ha sido absolutamente necesario emprender una enérgica lucha contra esta tendencia imprecisa y poco definida, pero, en cambio, tanto más persistente y capaz de resurgir en formas diversas. De acuerdo con ello, ha cambiado y se ha ampliado en grado muy considerable en plan inicial del folleto.

* A propósito. En la historia del socialismo moderno es quizá un hecho único, y extraordinariamente consolador en su género, que una disputa entre distintas tendencias en el seno del socialismo se haya convertido, por vez primera, de nacional e internacional. En otros tiempos, las discusiones entre lassalleanos y eisenacheanos [5], entre guesdistas y posibilistas [6], entre fabianos [7] y socialdemócratas, entre partidarios de Libertad del Pueblo [8] y socialdemócratas [9] eran discusiones puramente nacionales, reflejaban peculiaridades netamente nacionales, se desarrollaban, por decirlo así, en planos distintos. En la actualidad (ahora se ve esto bien claro), los fabianos ingleses, los ministerialistas franceses [10], los bernsteinianos [11] alemanes y los críticos rusos [12] son una sola familia; se elogian mutuamente, aprenden los unos de los otros y cierran filas contra el marxismo "dogmático". ¿Será en esta primera contienda, realmente internacional, con el oportunismo socialista donde la socialdemocracia revolucionaria internacional se fortalezca los suficiente para acabar con la reacción política que impera en Europa desde hace ya largo tiempo?

Debían haber sido su tema principal los tres problemas planteados en el artículo ¿Por dónde empezar?, a saber: el carácter y el contenido principal de nuestra agitación política, nuestras tareas de organización y el plan de crear, simultáneamente y en distintas partes, una organización combativa de toda Rusia. Estos problemas interesan desde hace mucho al autor, quien trató ya de plantarlos en Rabóchaya Gazeta[13] durante una de las tentativas infructuosas de reanudar su publicación (véase el cap. V). Dos razones han hecho irrealizable por completo nuestro primer propósito de circunscribirnos en este folleto al examen de los tres problemas mencionados y de exponer nuestras ideas, en la medida de lo posible de manera afirmativa, sin recurrir o casi sin recurrir a la polémica. Por una parte, el "economismo" ha resultado más vivaz de lo que suponíamos (empleamos la palabra "economismo" en su sentido amplio, como se explicó en el número 12 de Iskra (diciembre de 1901), en el artículo Conversación con los defensores del economismo, que trazó, por decirlo así, un esbozo del folleto** que ofrecemos a la atención del lector). Ha llegado a ser indudable que las distintas opiniones sobre el modo de resolver estos tres problemas se explican mucho más por una oposición radical entre las dos tendencias de la soicaldemocracia rusa que por divergencias de detalle. Por otra parte, la perplejidad de los "economistas" al ver que Iskra sostenía de hecho nuestras concepciones ha evidenciado que hablamos a menudo en lenguajes literalmente distintos; que, debido a ello, no podemos llegar a ningún acuerdo sin comenzar ab ovo***; que es necesario intentar "explicarnos" sistemáticamente con todos los "economistas" en la forma más popular posible y basándonos en el mayor número posible de ejemplos concretos sobre todos los puntos cardinales de nuestras discrepancias. Y me he decidido a hacer esta tentativa de "explicarnos" con plena conciencia de que ello va a aumentar muchísimo el volumen del folleto y a retardar su aparición; pero no he visto ninguna otra posibilidad de cumplir la promesa hecha en el artículo ¿Por dónde empezar? Así pues, a las disculpas por la tardanza he de añadir las excusas por los inmensos defectos del folleto en lo que a su forma literaria se refiere: he tenido que trabajar con una precipitación extrema y, además, prestar atención a otras muchas ocupaciones.

 

[1] El artículo de Lenin ¿Por dónde empezar?, publicado como editorial en el número 4 de Iskra, da respuesta a las cuestiones más importantes del movimiento socialdemócrata de Rusia en aquellos tiempos: carácter y contenido principal de la agitación política, tareas de organización y plan de creación de un combativo partido marxista de toda Rusia. Lenin denominó al artículo ¿Por dónde empezar? Esbozo del plan desarrollado más tarde en el libro ¿Qué hacer?

El artículo sirvió de documentos programático para la socialdemocracia revolucionaria y fue muy difundido en Rusia y en el extranjero – 5.

[2] "Iskra" ("La Chispa"): primer periódico marxista clandestino de toda Rusia, fundado por Lenin en 1900; desempeñó un papel decisivo en la creación del partido marxista revolucionario de la clase obrera.

Ante la imposibilidad de editar en Rusia un periódico revolucionario como consecuencia de las persecuciones policíacas, Lenin concibió en todos los detalles, todavía desterrado en Siberia, el plan de su publicación en el extranjero. Y terminada la deportación (enero de 1900), emprendió inmediatamente la puesta en práctica de su plan.

El primer número de la Iskra leninista vio la luz en diciembre de 1900, en Leipzig; los siguientes, en Munich; a partir de julio de 1902, en Londres, y desde la primavera de 1903, en ginebra.

Formaban la Redacción de Iskra V. I. Lenin, J. Plejánov, Y. Martóv, P. Axelrod, A. Potrésov y V. Zasúlich. Lenin era de hecho el redactor-jefe y el director del periódico. Publicó en él artículos sobre todos los problemas fundamentales de la organización del partido y de la lucha de la clase del proletariado de Rusia y se hizo eco de los acontecimientos más importantes de la vida internacional.
Iskra se convirtió en centro unificador de las fuerzas del partido, en centro que agrupaba y educaba a sus cuadros. En diversas ciudades de Rusia (Petersburgo, Moscú, samara, etc.) se constituyeron grupos y comités del POSDR de orientación leninista-iskrista, y en enero de 1902 se celebró en Samara un Congreso de iskristas, en el que se fundó la organización rusa de Iskra.

Por iniciativa de Lenin y con su participación personal, la Redacción de Iskra elaboró un proyecto de Programa del partido (publicado en el número 21 del periódico) y preparó el II Congreso del POSDR, que se celebró en julio y agosto de 1902. Para entonces, la mayoría de las organizaciones socialdemócratas locales de Rusia se había adherido ya a Iskra, aprobando su táctica, su programa y su plan de organización y reconociéndolo como su órgano dirigente. El Congreso destacó en una resolución especial el papel excepcional de Iskra en la lucha por la creación del partido y proclamó al periódico Órgano Central del POSDR. El II Congreso eligió la redacción, compuesta por Lenin, Plejánov y Mártov. En contra del acuerdo adoptado por el Congreso, Mártov se negó a formar parte de la Redacción de Iskra y sus números 46-51 se publicaron bajo la dirección de Lenin y Plejánov. Con posterioridad, Plejánov adoptó las posiciones del menchevismo y exigió que fuesen incluidos en la Redacción de Iskra todos los antiguos redactores mencheviques repudiados por el Congreso. Lenin no pudo aceptar esto y abandonó la Redacción del periódico el 19 de octubre (1 de noviembre) de 1903, siendo cooptado para el CC, desde el que luchó contra los oportunistas mencheviques. El número 52 apareció bajo la dirección exclusiva de Plejánov, quien el 13 (26) de noviembre de 1903, incumpliendo la voluntad del Congreso, cooptó por su cuenta para la Redacción de Iskra a sus antiguos redactores mencheviques. A partir del número 52, los mencheviques convirtieron Iskra en su propio órgano. – 5.

[3] Por iniciativa del grupo Borbá ("La lucha") y con su mediación, las organizaciones socialdemócratas en el extranjero (Unión de Socialdemócratas Rusos, Comité del Bund en el extranjero, organización revolucionaria Sotsial-Demokrat y organizaciones extranjeras de Iskra y Zariá) sostuvieron conversaciones en la primavera y el verano de 1901 para tratar de llegar a un acuerdo y unificarse. Como preparación del Congreso en que debía efectuarse la unificación, en junio de 1901 se celebró en Ginebra una conferencia de representantes de las organizaciones mencionadas (de ahí su denominación de "Conferencia de junio" o "Conferencia de Ginebra". En ella se elaboró una resolución (acuerdo en principio), en la que se consideraba necesario cohesionar todas las organizaciones socialdemócratas y se condenaba el oportunismo en todas sus manifestaciones y matices: "economismo", bernsteinianismo, millerandismo, etc. Pero el nuevo viraje de la Unión de Socialdemócratas Rusos y de su órgano Rabócheie Dielo ""La Causa Obrera") hacia el oportunismo condenó al fracasó los intentos de unificación.

El Congreso de unificación de las organizaciones del POSDR en el extranjero se celebró en Zurich los días 21 y 22 de septiembre (4 y 5 de octubre) de 1901. Asistieron a él 6 miembros de las organizaciones de Iskra y Zariá en el extranjero (Lenin, Krúpskaya, Mártov y otros), 8 de la organización revolucionaria Sotsial-Demokrat (de ellos, tres militantes del grupo Emancipación del Trabajo:: Plejánov, Axelrod y Zasúlich), 16 de la Unión de Socialdemócratas del Bund en el extranjero) y 3 del grupo Borbá. Lenin, que asistió al Congreso con el seudónimo de "Frei", pronunció un brillante discurso sobre el primer punto del orden del día: "Acuerdo en principio e instrucciones a las redacciones". Fue éste el primer discurso público de Lenin ante los socialdemócratas rusos en el extranjero. En el Congreso se presentaba en junio pro el III Congreso de la Unión de Socialdemócratas Rusos. En vista de ello, la parte revolucionaria del Congreso (los miembros de las organizaciones de Iskra y Zariá, así como los de Sotsial-Demokrat) dio lectura a una declaración sobre la imposibilidad de llegar a la unificación y abandonó el Congreso. Por iniciativa de Lenin, estas organizaciones se unificaron en octubre de 1901, formando la Liga de la Socialdemocracia Revolucionaria Rusa en el Extranjero. —5

[4] "Rabócheie Dielo" ("La Causa Obrera"): revista, órgano de la Unión de Socialdemócratas Rusos en el Extranjero. Se publicó en Ginebra desde abril de 1899 hasta febrero de 1902, apareciendo 12 números (en nueve volúmenes). La Redacción de Rabócheie Dielo era el centro de los "economistas" en el extranjero. La revista apoyaba la consigna bernsteiniana de "libertad de crítica" del marxismo y sustentaba posiciones oportunistas en las cuestiones relacionadas con la táctica y las tareas de organización de la socialdmeocrracia rusa. Los adeptos de Rabócheie Dielo propagaban la idea oportunista de subordinación de la lucha política del proletariado a la lucha económica, se prosternaban ante la espontaneidad del movimiento obrero y negaban el papel dirigente del partido. En el II Congreso del POSDR, los portavoces de Rabócheie Dielo representaban al ala del extrema derecha, oportunista, del partido. –5

[5] Lassalleanos y eisenacheanos: dos partidos en el movimiento obrero alemán de la década del 60 y comienzos de la del 70 del siglo XIX. Sostuvieron una encarnizada lucha, principalmente en torno a las cuestiones de táctica y, sobre todo, en el problema más palpitante de la vida política de Alemania de aquella época: las vías de su unificación.

Lassalleanos: partidarios y continuadores del socialista pequeñoburgués alemán Fernando Lassalle, miembros de la Unión General Obrera Alemana, fundada en 1863 en el Congreso de sociedades obreras celebrado en Leipzig. Su primer presidente fue Lassalle, que formuló en programa y las bases tácticas de la Unión. En su actividad práctica, Lassalle y sus partidarios apoyaban la política imperialista de Bismarck. "Objetivamente –escribía Engels a Marx el 27 de enero de 1865 —, esto fue una infamia y una traición a todo el movmiento obrero a favor de los prusianos". Marx y Engels criticaron duramente en repetidas ocasiones la teoría, la táctica y los principios de organización de los lassalleanos como corriente oportunista en el movimiento obrero alemán.

Eisenaccheanos: miembros del Partido Obrero Socialdemócrata Alemán, fundado en 1869 en el Congreso de constitución de Eisenach. Encabezaban a los eisenacheanos Augusto Bebel y Guillermo Liebknecht, que se hallaban bajo la influencia ideológica de Marx y Engels. En el programa de Eisenach se proclamaba que el Partido Obrero Socialdemócrata Alemán se consideraba "una sección de la Asociación Internacional de los Trabajadores, cuyas aspiraciones comparte". En cuanto a la unificación de Alemania, los eisenacheanos defendían "la vía democrática y proletaria, oponiéndose a que se hiciera la menor concesión al prusianismo, al bismarckianismo y al nacionalismo" (V. I. Lenin. Augusto Bebel. Obras Completas, 5ª ed. en ruso. t. 23).

Al formarse en 1871 el Imperio alemán desapareció la discrepancia táctica fundamental entre lassalleanos y eisenacheanos, y en 1875, el ascenso del movmiento obrero y el recrudecimiento de las persecuciones gubernativas llevó a ambos partidos a unificarse en el Congreso de Gotha, formado el Partido Socialista Obrero de Alemania (más tarde, Partido Socialdemócrata de Alemania). – 9.

[6] Guesdistas y posibilistas: corrientes revolucionaria y oportunista, respectivamente, del movimiento socialista francés. En 1882, al escindirse el partido obrero de Francia en el Congreso de Saint-Etienne, formaron dos partidos.

Guesdistas: partidarios de J. Guesde y P. Lafargue, corriente marxista de izquierda, defendida la necesidad de que el proletariado aplicase una política revolucionaria independiente. Los guesdistas conservaron el nombre de Partido Obrero de Francia y permanecieron fieles al programa de El Havre, aprobado por el partido en 1880, cuya parte teórica había escrito Marx. Gozaban de gran influencia en los centros industriales de Francia y agrupaban a los elementos avanzados de la clase obrera. En 1901 formaron el Partido Socialista de Francia.

Posibilistas (P. Brousse, B. Malon y otros): corriente reformista, pequeñoburguesa, que apartaba al proletariado de los métodos revolucionarios de lucha. Los posibilistas constituyeron el Partido Obrero Social-Revolucionario. Negaban el programa revolucionario y la táctica revolucionaria del proletariado, velaban los objetivos socialistas del movimiento obrero y proponían limitar la lucha de los obreros en el marco de "lo posible", por lo que recibieron la denominación de "posibilistas". Tenían influencia principalmente en las regiones de Francia más atrasadas en el aspecto económico y entre los sectores menos desarrollados de la clase obrera. En 1902, los posibilistas y otros grupos reformistas fundaron el Partido Socialista Francés, con J. Jaurés al frente.

El Partido Socialista de Francia y el Partido Socialista Francés se fusionaron en 1905, formando un solo partido: el Partido Socialista Francés. Durante la guerra imperialista de 1914-1918, sus dirigentes (Guesde, Sembat, etc.) traicionaron la causa de la clase obrera y se hicieron socialchovinistas.. –9

[7] Fabianos: miembros de la Sociedad Fabiana, organización reformista inglesa fundada en 1884. Recibión este nombre en memoria del caudillo romano Fabio Máximo (siglo III a. n. e.), llamado Cunctátor ("El Contemporizador") por su táctica expectante, que le hacía rehuir los combates decisivos en la guerra contra Aníbal. La Sociedad Fabiana estaba compuesta principalmente de intelectuales burgueses: científicos, escritores y políticos (como S. B. Webb, B. Show, R. MacDonald y otros). Lenin decía que los fabianos eran "la expresión más acabada del oportunismo" (V.I. Lenin. El programa agrario de la socialdemocracia en la primera revolución rusa de 1905-1907. Obras Completas, 5ª ed. en ruso t. 16). En 1900, la Sociedad Fabiana ingresó en el Partido Laborista. El "socialismo fabiano" es una de las fuentes de la ideología laborista. –9

[8] La Libertad del Pueblo: organización política secreta de los populistas-terroristas, surgida en agosto de 1897 al escindirse la organización populista Tierra y Libertad. Aun sustentando las posiciones del socialismo utópico populista, los miembros de la Libertad del Pueblo emprendieron el camino de la lucha política considerando que la tarea más importante consistía en derrocar la autocracia y conquistar la libertad política.

Sostuvieron una heroica lucha contra la autocracia zarista. Pero basándose en la errónea teoría de los "héroes" activos y la "multitud" pasiva, pensaban transformar la sociedad con sus propias fuerzas, sin la participación del pueblo, mediante el terror individual, la intimidación y la desorganización del gobierno. Después del asesinato de Alejandro II (1 de marzo de 1881), el gobierno aplastó la organización la Libertad del Pueblo por medio de crueles represiones, ejecuciones y provocaciones. Los repetidos intentos hechos en los años 80 para reconstruirlo no dieron resultado, —9.

[9] Se alude a los miembros de la Federación Socialdemócrata de Inglaterra, fundada en 1884. A la par con los reformistas (Hyndman y otros) y los anarquistas, formaba parte de ella un grupo de socialdemócratas revolucionarios partidarios del marxismo (H. Quelch, T. Mann, E. Aveling, Eleonora Marx y otros), que representaban el ala izquierda del movimiento socialista inglés. Engels criticó duramente a la Federación Socialdemócrata de Inglaterra, acusándola de dogmatismo y sectarismo, de aislarse del movimiento obrero de masas e ignorar sus peculiaridades. La Federación adoptó en 1927 el nombre de Partido Socialdemócrata, el cual se fusionó en 1911 con los elementos de izquierda del Partido Obrero Independiente para formar el Partido Socialista Británico. En 1920, la mayoría de sus afiliados participó en la fundación del Partido Comunista de la Gran Bretaña. –

[10] Ministerialistas (millerandistas): adeptos de una corriente oportunista en los partido socialistas de Europa Occidental a fines del siglo XIX y comienzos del XX, deben su nombre al socialista francés A. Millerand, que en 1899 formó parte del gobierno burgués reaccionario de Francia y aplicó juntamente con la burguesía una política imperialista. –10.

[11] Bernsteinianos: partidarios de una corriente hostil al marxismo en la socialdemocracia alemana e internacional, surgida a fines del siglo XIX en Alemania y que debe su nombre a Eduardo Bernstein, el representante más franco de las tendencias oportunistas de derecha en el Partido Socialdemócrata Alemán.

Después de la muerte de Engels, Bernstein propugnó la revisión más descarada de la doctrina revolucionaria de Marx, de acuerdo con el espíritu del liberalismo burgués (en los artículos Problemas del socialismo y en el libro Premisas del socialismo y tareas de la socialdemocracia), pretendiendo convertir el Partido Socialdemócrata en un partido pequeñoburgués de reformas sociales. En Rusia fueron partidarios del bernsteinianismo los "marxistas legales", los "economistas", los bundistas y los mencheviques. –10.

[12] Los críticos rusos: Lenin alude a los "marxistas legales" Struve, Bulgákov, Berdiáev y otros, que combatían el marxismo revolucionario en las publicaciones legales. –10.

[13] "Rabóchaya Gazeta" ("La Gaceta Obrera"): órgano clandestino de los socialdemócratas de Kíev. En total aparecieron dos números: el primero, en agosto de 1897; el segundo, en diciembre (con fecha de noviembre) del mismo año. El I Congreso del POSDR (marzo de 1898) proclamó a Rabóchaya Gazeta órgano oficial del partido. Después del Congreso, debido a la detención de los miembros del Comité Central y de la redacción del periódico, así como de la destrucción de la imprenta, no pudo ver la luz el tercer número de Rabóchaya Gazeta, preparado ya para su impresión. En 1899 se intentó reanudar su publicación. Lenin habla de este intento en el apartado "a" del capítulo quinto de ¿Qué hacer? (Véase el presente volumen, pág. 169-176). –6

Ver el documento completo