PRÓLOGO 

El tomo XLII de las Obras completas de V. I. Lenin compren de resúmenes y extractos de libros, además de sus observaciones y valoraciones críticas acerca de distintos aspectos de la filosofía marxista; incluye también notas, acotaciones y otros materiales filosóficos.

Este volumen comprende el contenido de diez cuadernos, ocho de los cuales, que datan de los años 1914-1915, fueron intitulados por Lenin Cuadernos sobre filosofía. Además incluye comentarios de Lenin sobre libros que tratan problemas de filosofía y de ciencias naturales, hechos como anotaciones separadas en otros cuadernos que contenían materiales preparatorios, así como extractos de libros de varios autores con acotaciones y subrayados de Lenin.

Buena parte del contenido de Cuadernos filosóficos corresponde al período 1914-1916. No es una coincidencia que Lenin dedicase tanta atención a la filosofía, y sobre todo a la dialéctica marxista, precisamente durante la primera guerra mundial, período en el que todas las contradicciones del capitalismo se agudizaron al máximo y en el que maduró una crisis revolucionaria. Sólo la dialéctica materialista proporcionaba una base para hacer un análisis marxista de las contradicciones del imperialismo, para revelar el carácter imperialista de la guerra, para desenmascarar el oportunismo y el socialchovinismo de los dirigentes de la II Internacional, y para elaborar la estrategia y la táctica de la lucha del proletariado. Todas las obras escritas por Lenin en ese período — El imperialismo, etapa superior del capitalismo, El socialismo y la guerra, La consigna de los Estados Unidos de Europa, El folleto de Junius, La revolución socialista y el derecho de las naciones a la autodeterminación y otros — están estrechamente vinculados con los Cuadernos filosóficos,

La elaboración creadora de la filosofía marxista, el método dialéctico marxista y un profundo análisis científico del nuevo período histórico fueron el fundamento de los grandes descubrimientos de Lenin, que dotaron al proletariado de una teoría de la revolución socialista. Los Cuadernos filosóficos están inspirados por un enfoque creador de la filosofía marxista, indisolublemente vinculado a la realidad, a la lucha de la clase obrera y a la política del partido.

El tomo comienza con el resumen hecho por Lenin de La Sagrada Familia, o crítica de la crítica crítica, de Marx y Engels, en el que examina la formación de la concepción filosófica y política del mundo de Marx y Engels. Destaca la crítica de Marx y Engels a la sociología subjetiva y subraya la tesis de los fundadores del comunismo científico de que el verdadero y auténtico creador de la historia es el pueblo, las masas trabajadoras.

En los Cuadernos filosóficos Lenin dedica gran atención a la filosofía clásica alemana, una de las fuentes del marxismo. En su resumen de la obra de Feuerbach Lecciones sobre la historia de la religión, Lenin destaca las contribuciones de este filósofo como materialista y ateísta, las conjeturas materialistas contenidas en sus concepciones sobre la sociedad; pero, a la vez, revela las debilidades y limitaciones de su materialismo.

En su elaboración de la teoría del materialismo dialéctico Lenin prestó una atención especial al estudio y análisis crítico del legado filosófico de Hegel. Por ello sus resúmenes de Ciencia de la lógica, Lecciones de historia de la filosofía y Lecciones sobre la filosofía de la historia ocupan un lugar tan importante en los Cuadernos. Lenin critica agudamente el idealismo de Hegel y el misticismo de sus ideas; pero al mismo tiempo pone de relieve la significación de la dialéctica hegeliana y la necesidad de valorarla desde un punto de vista materialista.

Vinculado a su resumen de las obras de Hegel el brillante fragmento de Lenin Sobre el problema de la dialéctica constituye una generalización, insuperada por la profundidad y riqueza de pensamiento, de todo lo importante y esencial de la dialéctica materialista.

En sus resúmenes de otras obras filosóficas examina la historia de la filosofía, desde Heráclito y Demócrito hasta Marx y Engels, hace una profunda valoración marxista de la obra de los más grandes pensadores, señala cuanto de progresista han aportado al desarrollo del pensamiento filosófico y a la vez revela la limitación histórica de sus ideas.

En sus comentarios sobre libros de ciencias naturales Lenin critica las tentativas de conciliar la explicación científica de la naturaleza con la concepción religiosa del mundo, las vacilaciones de ciertos naturalistas —materialistas espontáneos— entre el materialismo y el idealismo, su incapacidad para distinguir el materialismo mecanicista del materialismo dialéctico. Se manifiesta contra la actitud desdeñosa hacia la filosofía y las generalizaciones filosóficas, y demuestra la enorMe significación de la dialéctica materialista para las ciencias naturales, para la generalización filosófica de los descubrimientos de la ciencia moderna.

La última parte de Cuadernos filosóficos está compuesta de notas y acotaciones de Lenin hechas en libros de filosofía (de J. V. Plejánov, V. M. Shuliátikov, A. Rey, A. M. Deborin y otros) que muestran cuán acerbamente criticaba las deformaciones del materialismo dialéctico e histórico y son un ejemplo vivo de la lucha inconciliable de Lenin contra el materialismo vulgar y contra las menores desviaciones respecto de la filosofía marxista.

En los Cuadernos filosóficos Lenin defiende sistemáticamente el principio del espíritu de partido en filosofía y demuestra el nexo orgánico entre el materialismo dialéctico y la práctica revolucionaria.

Los Cuadernos filosóficos contienen una invalorable riqueza ideológica y son de enorMe importancia teórica y política. En sus páginas Lenin elabora el materialismo dialéctico e histórico, la historia de la filosofía y concentra su atención en los problemas de la dialéctica materialista. Junto con su obra filosófica funda mental, Materialismo y empiriocriticismo, los Cuadernos filosóficos constituyen un notable logro del genio creador de Lenin. Aun que el material contenido en los Cuadernos no constituye una obra acabada, escrita para ser publicada, es una contribución importante al desarrollo del materialismo dialéctico. El estudio del gran contenido ideológico de los Cuadernos filosóficos tiene enorMe significación para la asimilación profunda de la filosofía marxista leninista, que es la base teórica del comunismo científico.

 Los materiales incluidos en este tomo son los mismos qué integraban el tomo XXXVIII de la 1. edición Cartago, aunque su ordenamiento responde a la disposición que tienen en la 5. edición rusa. Asimismo se han traducido de la 5. edición rusa todas las notas que figuran al final de este volumen, como también el índice de obras literarias y fuentes bibliográficas citadas o mencionadas por Lenin, el índice de nombres y el índice temático que completa el contenido de este tomo.

 

 

I   RESÚMENES Y FRAGMENTOS

RESUMEN DEL LIBRO DE MARX Y ENGELS  “LA SAGRADA FAMILIA” [1]

Escrito no antes del 25 de abril (7 de mayo), y no después del  7 (19) de setiembre de 1895. Publicado por primera vez en  1930 en Léninski Sbórnik, XII.

Se publica de acuerdo con el manuscrito.

LA SAGRADA FAMILIA
 O
 CRITICA DE LA CRÍTICA CRÍTICA [2]

--------------------

CONTRA BRUNO BAUER Y COMPAÑIA

--------------

POR FEDERICO ENGELS Y CARLOS MARX

-----------

FRANCFORT DEL MENO

EDITORIAL LITERARIA

(J. RÜTTEN)


1845

 

Este librito, impreso en octavo, comprende el prólogo (págs. III-IV)[3] (fechado en París, setiembre de 1844), el índice (págs. V-VIII) y el texto propiamente dicho (págs. 1-335), dividido en nueve capítulos (Kapitel). Los capítulos I, II y III fueron escritos por Engels; los capítulos V, VIII y IX por Marx; los capítulos IV, VI y VII por ambos, pero en este caso cada uno firmó e intituló el § o apartado correspondiente que escribió. Todos estos títulos son satíricos e incluyen “La metamorfosis crítica de un carnicero en perro” (título del § 1 del capítulo VIII). Engels es autor de las páginas 1-17 (capítulos I, II, III y § 1 y 2 del capítulo IV), 138-142 (§ 2ª del capítulo VI) y 240-245 (§ 2b del capítulo VII): es decir, 26 páginas de las 335.


Los primeros capítulos son una crítica total del estilo (todo [!] el capítulo I, págs. 1-5) de la Gaceta literaria [Allgemeine Literatur-Zeitung de Bruno Bauer; en el prólogo Marx y Engels dicen que dirigen su crítica contra sus primeros 8 números];  crítica de su deformación de la historia (capítulo II, págs. 5-12, en especial de la historia inglesa); crítica de sus temas (cap. III, págs. 13-14, que ridiculizan la Gründlichkeit[4] de la exposición de cierta controversia entre el señor Nauwerk y la Facultad de Filosofía de Berlín[5]; crítica de sus juicios sobre el amor (capítulo IV, 3, de Marx); crítica de la exposición sobre Proudhon en la Gaceta literaria (IV, 4) — Proudhon, págs. 22 u. ff. bis.[6] 74[7]. Al principio hay una cantidad de correcciones de la traducción: han con fundido formule et signification[8]; han traducido justice como Gerechtigkeit en lugar de Rechtpraxis[9], etc.). Después de esta crítica de la traducción (Marx la denomina Charakterisierende Übersetzung Nº I, II, u. s. w.[10]; viene la Kritische Randglosse Nº I u. s. w.[11] en la que Marx defiende a Proudhon contra los críticos de la Gaceta literaria, contraponiendo a la especulación sus ideas claramente socialistas.

El tono de Marx respecto de Proudhon es muy elogioso (aun que con reservas menores, por ejemplo referencia al Umrisse zu einer Kritik der Nationaldkonomie de Engels, publicado en los Deutsch-Franzosische Jahrbücher [12]).

Marx avanza aquí de la filosofía hegeliana hacia el socialismo: este tránsito es claramente perceptible; resulta evidente lo que Marx ya domina y cómo pasa a un nuevo círculo de ideas.

(36) “Al aceptar las relaciones de propiedad privada como relaciones humanas y racionales, la economía política entra en continua contradicción con su premisa básica: la propiedad privada, contradicción análoga a la del teólogo, que da constante mente a las concepciones religiosas una interpretación humana, con lo cual entra en constante conflicto con su premisa básica: el carácter sobrehumano de la religión. Así, en la economía política el salario aparece al comienzo como la parte proporcional del producto debido al trabajo.

 El salario y la ganancia del capital se encuentran en la relación más amistosa y aparentemente más humana, y se estimulan recíprocamente. Después resulta que se encuentran en la relación más hostil, en una proporción inversa entre sí. Al principio el valor está determinado en forma aparentemente racional por el costo de producción de un objeto y por la utilidad social de éste. Luego resulta que el valor es determinado en forma totalmente fortuita, que no guarda relación alguna con el costo de producción ni con la utilidad social. Al principio la magnitud del salario está determinada por el libre acuerdo entre el obrero libre y el capitalista libre. Luego resulta que el obre ro se ve obligado a aceptar la determinación del salario por el capitalista, del mismo modo que el capitalista se ve obligado a fijarlo tan bajo como sea posible. La libertad de las Parthei[13] [así está escrita la palabra en el libro] contratantes es suplantada por la coacción. Lo mismo rige para el comercio y para todas las otras relaciones económicas. En ocasiones los propios economistas ad vierten estas contradicciones, y el descubrimiento de estas contra dicciones constituye el contenido principal de las luchas entre ellos. Pero cuando los economistas, de una manera u otra, adquieren conciencia de esas contradicciones, ellos mismos atacan la propiedad privada en cualquiera de sus formas particulares como falsificadora de lo que es en sí (es decir, en la imaginación de ellos) el salario racional, de lo que es en sí el valor racional, de lo que es en sí el comercio racional. Por ejemplo, Adam Smith polemiza en ocasiones contra los capitalistas, Destutt de Tracy contra los banqueros, Simonde de Sismondi contra el sistema fabril, Ricardo contra la propiedad de la tierra y casi todos los economistas modernos contra los capitalistas no industriales, en los cuales la pro piedad privada aparece como un mero consumidor.

 “Por lo tanto, como excepción, los economistas destacan a veces la apariencia de lo humano en las relaciones económicas — particularmente cuando atacan un abuso especial— , pero con más frecuencia toman estas relaciones precisamente en su manifiesta diferencia de lo humano, en su sentido estrictamente económico. Sin tener conocimiento de esta contradicción y vacilando de un lado a otro, no van más allá de sus límites.

 

 

 

[1] El Resumen del libro de C, Marx y F. Engels “La Sagrada Familia, « Crítica de la crítica crítica” fue escrito por Lenin en 1895, durante su primera estadía en el extranjero, adonde viajó para establecer contacto con el grupo “Emancipación del Trabajo”. El resumen fue hecho en un cuaderno, que contiene 23 páginas manuscritas; los extractos del libro están en alemán. El autor no señala la fecha del Resumen; lo mas pro bable es que date de agosto de 1895, período en que Lenin trabajó en la Biblioteca Real de Berlín, donde leyó ediciones raras de los trabajos de Marx y Engels. En el Resumen Lenin sigue de cerca cómo va formándose la concepción del mundo de los fundadores del marxismo, copia su caracterización de la sociedad burguesa, la crítica a los jóvenes hegelianos, etc.

Lenin menciona por primera vez La Sagrada Familia en el articulo necrológico “Federico Engels” (otoño de 1895), y señala que en este libro se ponen las bases del “socialismo materialista revolucionario” (véase V. I. Lenin, ob. cit., t. II, pág. 17). Lenin utilizó reiteradas veces en sus trabajos algunas tesis de La Sagrada Familia, en particular la opinión de que con la amplitud de la acción histórica aumentarán las dimensiones de la masa que ejecuta esa acción. 15.

[2] La Sagrada Familia, o Crítica de la crítica crítica: primera obra escrita en común por Marx y Engels entre setiembre y octubre de 1844 y publicada en febrero de 1845. “La Sagrada Familia” es el mote burlón de los hermanos Bruno y Edgar Bauer y sus seguidores, que se agrupaban en torno de la publicación mensual Allgemeine Literatur-Zeitung (Charlottenburgo, diciembre de 1843-octubre de 1844). En las páginas del periódico se difundía la “teoría” reaccionaria idealista subjetiva acerca del proceso histórico, según la cual los creadores de la historia son individuos selectos, portadores del “espíritu”, dé la “crítica pura”, en tanto que las masas, el pueblo sólo sirven de material inerte o de lastre en el proceso histórico. Esta “teoría” de los representantes del ala izquierda, democraticoburguesa, de la escuela filosófica hegeliana (los jóvenes hegelianos) fue adoptada más tarde por los populistas liberales en Rusia (véase la crítica que se hace en el libro Quiénes son los “amigos del puebloy cómo luchan contra los socialdemócratas en V. I. Lenin, ob. cit., t. I).

Cuando Marx y Engels escribieron este libro ya habían pasado del idealismo y del democratismo revolucionario a las concepciones materialistas y comunistas, que siguieron desarrollando en La Sagrada Familia. Marx escribió la mayor parte del libro, se aproxima en él, como señala Lenin en su Resumen, a la idea fundamental del materialismo histórico, la idea del papel decisivo del modo de producción en el desarrollo de la sociedad. En el libro se muestra la necesidad de una "fuerza práctica” para realizar las ideas, se formula la tesis de que las masas populares son las creadoras de la historia de la humanidad, y que cuanto más importante son las revoluciones que ocurren en la sociedad, tanto más numerosas son las masas que las llevan a cabo. En el libro ya casi se ha plasmado la idea de la misión histórica mundial del proletariado, se demuestra que el comunismo no sólo es inevitable desde el punto de vista lógico —como deducción de todo el desarrollo precedente de la filosofía materialista—. sino también dásele el punto de vista histórico, por cuanto la propiedad privada, en su movimiento económico, marcha hacia su propio aniquilamiento.

Al pronunciarse contra los jóvenes hegelianos Marx y Engels critican al mismo tiempo la filosofía idealista del propio Hegel. En el libro, escrito bajo una significativa influencia de la filosofía materialista de Feuerbach, están contenidos a la vez elementos de crítica a ésta. Engels escribió posteriormente, definiendo el lugar de este libro en la historia del marxismo: “Era preciso sustituir el culto del hombre abstracto, médula de la nueva religión de Feuerbach, por una ciencia de los hombres reales y del desarrollo histórico de éstos. Este desenvolvimiento del punto de vista de Feuerbach fue iniciado por Marx en 1845 en el libro La Sagrada Familia 17.

[3] * F. Engels und K. Marx. Die heilige Familie, oder Kritik der kri- tischen Kritik. Frankfurt a. M., 1845. (Ed.)

[4] Minuciosidad pedante. (Ed.)


[5] En el capítulo III de La Sagrada Familia se trata del artículo “El Sr. Nauwerk y la Facultad de Filosofía”, publicado en el número VI de Allgemeine Literatur-Zeitung (mayo de 1844) con la firma 7, inicial de Jungnit«, apellido de un periodista “joven hegeliano” alemán. 18

[6] Und folgende bis: y hasta. (Ed.)

[7] En esta parte de La Sagrada Familia Marx critica el artículo de E. Bauer “Proudhon”, en el que se examina el libro de P. J. Proudhon Qu’est-ce que la propiété? ou Recherches sur le principe du droit et de gouvernement, 1840. Marx hizo una apreciación completa de este libro y de las ideas de Proudhon en su conjunto en, el artículo “Proudhon” (carta a J. B. Schweizer). 18.

[8] Fórmula y significación. (Ed.)


[9] Justicia en lugar de práctica jurídica. (Ed.)

[10] Traducción caracterizadora Nº I, II, etc. (Ed.)

[11] Glosa crítica I, etc. (Ed.)

[12] Lenin se refiere a la observación hecha por Marx de que “Proudhon no examina aún las siguientes formas de la propiedad privada: salario, comercio, valor, precio, dinero, etc., precisamente como formas de la pro piedad privada, lo que se ha hecho, por ejemplo en Deutsch-Franzosische Jahrbücher (véase Esbozos para una critica de la economía política de F. Engels)”. El artículo mencionado es el primer trabajo económico de Engels, en el cual analiza, desde las posiciones del proletariado revolucionario, el sistema económico de la sociedad burguesa y las principales categorías de la economía política burguesa. En Deutsch-Franzosische Jáhrbücher también se publicó el artículo de Engels “La situación de Inglaterra. Thomas Carlyle. ‘Pasado y presente’ ” , y también las obras de Marx “Sobre el problema judío” y “Contribución a la crítica de la Filosofía del Derecho, de Hegel. Introducción”. Estos trabajos señalan el paso definitivo de Marx y Engels del idealismo y el democratismo revolucionario al materialismo y el comunismo.

Deutsch-Franzosische Jahrbücher ( “ Anales franco-alemanes” ) : revista editada en París bajo la dirección de C. Marx y A. Eüge. Sólo apareció tin número doble, en febrero de 1844; la razón principal por la cual se interrumpió la publicación fueron las divergencias de principio de Marx con el radical burgués Eüge. 18.

[13] * Partes. (Ed.)

Ver el documento completo